Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


Fecha actual 29 Jul 2021, 02:48



Últimas noticias relevantes:
Ha habido algunos problemas con las imágenes del foro. Si detectas que alguna imagen no se muestra correctamente, borra la caché de tu navegador.

Buscar:

Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 
Autor Mensaje
 Asunto: Puk Puk
NotaPublicado: 25 May 2021, 20:52 
Apilador de Muros de Fuego
Apilador de Muros de Fuego
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: 24 Jun 2019, 01:48
Mensajes: 246
Edad: 36
Imagen

Descripción:
Pequeño kobold de escamas azuladas, sus ropas, aunque remendaras y muy horteras se ven de mejor calidad de lo que se esperaría de un kobold ordinario. Así mismo lleva diferentes abalorios como brazales, grebas y collares.

En el morro de su reptiliana cabeza hay un pequeño cuerno único (como el de un rinoceronte) y sus orejas en vez de ser inexistentes como la mayoría de Kobolds son palmeadas y sobresalen de su cabeza (a aquellos entendidos o estudiosos de dragones estos rasgos les recordaran a las características de un dragón azul en miniatura).

Por último, si alguien lo viera luchar vería que sus movimientos son sumamente rápidos, aunque prácticos y que sus golpes demuestras que posee una fuerza que no es acorde con a su pequeño cuerpecito que no podría ser tan fuerte o no debería.

Su pasado y su familia.
Nacida en : Una de las muchas minas cercanas a Muran
Hemanos : Muchos, dos de ellos poseen su mismo color de piel.
Padres: Slunyg y Purentiskongor (una criadora y el chamán de la tribu).

Historia:

La historia del pasado de Puk Puk empieza en el mismo lugar que acaba, donde fue y es la vida y muerte de la mayoría de los kobolds, una mina.

Puk Puk nació y se crio en el seno de un clan kobold tradicionalista ubicado en las cercanías de Muran, des de su más tierna infancia aprendió que los seres más grandes que él (es decir casi todo) debían ser obedecidos.

Hijo de uno de las chamas de la tribu el pequeño kobold Puk Puk y dos de sus hermanos de desove nacieron con el estigma de los hechiceros. Sus escamas al igual que las de muchos otros antes que ellos denotaban el color azulado característico de los chamanes de la tribu. Las leyendas cuentan que el mismo dios dragón Azul Azarahinergolintex premio a los venerables padres del clan con el don de su linaje tras centurias de servicio (o eso explican los cuentos que los chamanes se dedican a preservar en el clan).

Como sus dos hermanos Puk Puk paso a cargo de los Chamanes des de su más tierna infancia y estos se esforzaron por hacer de él un kobold de provecho enseñándole y guiándole en el despertar de sus poderes, tras tres años de entrenamiento intensivo sus hermanos tenían ya un gran control de la hechicería más esto no paso con Puk Puk, le costaba concentrarse y su hiperactiva y curiosa forma de ser lo distraía, los hechizos más fáciles le resultaban arduamente difíciles de realizar y las prácticas de canalización de sus tutores acababan siempre con el azulado kobold castigado o golpeado por estos.

Al alcanzar los 4 años se le descarto del programa de enseñanza por ser un completo fracaso (algunos hubieran deseado acabar con él pero dado que se trataba de un ser elegido por los dioses según sus creencias la muerte no era una opción así que se le asigno a un nuevo lugar), dado que sus cualidades eran nulas para el combate (era flacucho y poco fuerte) y su falta total de concentración se le destino a un trabajo provechoso para el clan pero de poca enjundia, Puk Puk fue puesto como encargado de dar agua y comida a los esclavos de la galería 67 de la mina, su misión era suministrar pues víveres a los esclavos del gran imperio de Muran destinados a las minas en las que vivía la tribu para que no murieran de sed o hambre pero solo cuando realmente fuera preciso (tarea supervisada por algunos grandes trasgos que no toleraban que los víveres o el agua se malgastasen).

Fue en esta galería donde pasaría el resto de sus dos años de vida donde Pug Pug conoció a un ser sumamente singular. El kobold vivía en una mina del Murkularo por lo que conocía todos tipo de bestias (cada cual menos amigable que la anterior) y su terrible temperamento, los gritos, muertes y golpes eran habituales en aquellas grutas y eran el pan de cada día del nervioso kobold, por eso fue que le resultó tan curioso el esclavo 12. Este era un hombre entrado ya en edad y totalmente calvo, fuerte pero sumamente tranquilo, cuando picaba lo hacía con unos movimientos gráciles, cuando descansaba se ponía en una extraña posición… nunca alzaba la voz ni chillaba, nunca hablaba con otros ni maldecía, solo realizaba su labor estoicamente de tal forma que parecía que no era siquiera un esclavo.

Pug Pug empezó a observarlo pues resultaba extraño su comportamiento, en su mente se izó la película que tal vez quería escapar así que empezó a espiarlo a escondidas y anoto sus rutinas y comportamientos por días, tiempos y acciones.

Cada mañana una hora antes de que se les desperada para trabajar aquel humano de rostro extranjero hacia una serie de movimientos lentamente y en sumo silencio pese a llevar cadenas en manos y pies… cada descanso se sentaba en su extraña posición mientras los demás comían… cada noche antes de ser devuelto a la cueva donde los esclavos dormían amontonados volvía a realizar otra serie de ejercicios. Puk Puk los observaba detenidamente pero nunca vio en ellos magia ni nada así que no informo a sus superiores pues realmente no tenía nada con lo que acusar al humano.

Una noche mientras Puk Puk observaba al humano un grupo de esclavos nuevos que acababan de ser asignado a aquella parte de la cueva lo imprecaron, Puk Puk observo como los esclavos resientes se mofaron del humano y quisieron atacarlo. Eran tres, uno de ellos un imponente semi-ogro así que Puk Puk esperaba que el humano nada pudiera hacer, mas… de unos rápidos movimientos aquel esclavo pese a estar atado golpeo y desequilibro al resto con una facilidad pasmosa. Fue entonces cuando Puk Puk entendió que los movimientos que repetía cada mañana y cada noche no eran un “baile” sino un arma, un arma que aquel humano siempre llevaba con sigo.

Puk Puk quedo tan asombrado que intento repetir de memoria los movimientos que tanto había visto, pero evidentemente no logro recordarlos con exactitud, así que decidido al amanecer siguiente el pequeño kobold se escabulló dentro de la cueva donde los esclavos dormían y espero al humano en el rincón donde siempre práctica. Cuando este llegó el kobold le puso delante un poco de pan y agua (que había estado separando para si de las provisiones) y le dijo al humano.

-Tu ensssseñar y yo alimentar sssi? –

El humano no dijo nada, solo recogió la comida y tras comérsela empezó a practicar sin mediar más palabra con el kobold que intentaba fijarse en cada movimiento de este.

Así empezó el entrenamiento de Puk Puk en esa arma extraña, durante los dos años siguientes entreno con el humano, el pequeño kobold hiperactivo encontró en los lentos movimientos de ese “baile” así como en la meditación en aquella extraña postura una forma de concentrarse y tranquilizar su alma.

En estos momentos de meditación el pequeño Puk Puk sentía dentro suyo una voz, un fluir de algo mayor, algo dormido en su interior que le instaba a despertar. La serenidad de espíritu tras las meditaciones o las practicas no solo le ayudo a hacer algún que otro hechizo que tanto se le habían resistido en sus años de aprendizaje, sino que despertó en él una fuerza dormirá, la fuerza del linaje de Azarahinergolintex.

Puk Puk hubiera querido que esta época durase mucho más para poder aprender de aquel humano mucho… pero no fue así, todo acabo de golpe, apenas dos años que pasaron rápidamente antes de que un gran temblor produjera que la gruta misma y parte de las minas se vinieran abajo. En este desastre murieron la mayoría de kobolds así como bestias y esclavos, la ladera sur de la montaña en la que estaba la mina se desplomo como un castillo de naipes mal hecho. Por suerte para el humano y Puk Puk que estaban entrenando en aquel momento la caverna no los aplasto, el suelo cedió debajo de sus pies y cayeron a una especie de rio subterráneo.

Puk Puk creyó que moriría ahogado, hasta el día de hoy es el momento más traumático de su vida y le teme terriblemente al agua por ello, pero el destino no quiso que muriera… tanto el cómo el humano acabó saliendo a la superficie por uno de los ríos que acaba desembocando en los acantilados cerca de Muran.

Una vez en el exterior y con la mina derrumbada y sin clan al que volver Puk Puk creyó que no hacía falta llevar de vuelta al humano, este le había enseñado y nunca se había quejado de su situación así que Puk Puk le libero de sus grilletes y le señalo el camino que creía que llevaba a Carvassar instándolo a que se fuera… aunque le causó cierta pena pues aquel humano era un esclavo había sido un mentor para él y le tenía cierto aprecio, aun así, entendía que allí donde él humano fuera no era lugar para un kobold decente.

Antes de irse el humano le dio un amuleto extraño con el emblema de dos manos blancas atadas con un cordón rojo (algo que Puk Puk creyó que era cosa de esclavos) que acepto y guardo de recuerdo.
Allí se separaron pues sus caminos, el humano partió por el bosque y Puk Puk en cambio se encamino a la ciudad de Muran, sabía que sin clan no sería fácil la cosa y que tenía que empezar de cero, pero su afán aventadero y hiperactivo también estaba eufórico, no tendría que dar de comer y beber a mas esclavos!

_________________
Owa Hannya : Imagen
Cingwin : Imagen
Hilma Brazodragón : Imagen
Arriba
  Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Diseño del Foro modificado para PUERTA DE BALDUR por Monti, Tripiyon y Delar.