Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


Fecha actual 07 May 2021, 12:53



Últimas noticias relevantes:
Ha habido algunos problemas con las imágenes del foro. Si detectas que alguna imagen no se muestra correctamente, borra la caché de tu navegador.

Buscar:

Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 
Autor Mensaje
 Asunto: El poder de lo arcano
NotaPublicado: 11 Mar 2021, 21:38 
Jabalí vegetariano convocado
Jabalí vegetariano convocado
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: 08 Nov 2020, 16:09
Mensajes: 62
El frío ya azotaba con fuerza en aquellos días del invierno. Los trasgos estaban acostumbrados a las bajas temperaturas de la montañosa zona, pero por algún motivo, el frío estaba más presente que nunca aquel día. Muchos de ellos estaban acurrucados junto al fuego, otros luchando por acercarse al mismo y otros atendiendo a una gran trasga que estaba dando a luz.

De su vientre nació un niño de piel verdosa y orejas puntiagudas. Pasaron las veinte lunas, y al ver que el bebé sobrevivía, su madre lo llamó Melwick Bfenthe.

Pasaron doce inviernos más y, en su adolescencia, el clan comenzó a adiestrarle en el uso de las armas, pues de ello principalmente vivían, de la caza y del saqueo. Melwick no era muy ducho en ellas, ni con el arco ni con la espada, pero, tenía una inteligencia que superaba con creces la media. Comenzó a trazar planes de ataque contra carromatos y asaltos a las aldeas circundantes, pero él, no se manchaba de sangre ni vivía los riesgos del frente.

Siguió siendo así hasta que dos años después todo cambió, unos decían que era un estratega horrendo que no había visto la sangre en su vida, que era un cobarde que no mataba por miedo, que los utilizaba… Fue siendo apartado cada vez más de su clan, más ignorado, incluso más odiado por según quienes.

Una fría noche, tal y como la que nació, marchó de la cueva y no se le volvió a ver más en el clan. Vagó y caminó días por los Dientecillos, hasta que un día se topó con un humano. El hombre de ya avanzada edad no hizo nada al verlo, se quedó dónde estaba, mirándolo apoyando su mano en el bastón de madera que portaba.

- ¿No piensas hacer nada? ¿Acaso no os damos miedo los de mi especie?
- A la mayoría sí, a mí no – Respondió el humano.
- ¿Y entonces no piensas matarme?
El humano se retiró a capucha desvelando a un hombre de pelo cano, de unos cincuenta años.
- No, no mereces la muerte, eres más racional que la mayoría de tu especie. Has visto tus posibilidades y has optado por un medio que no fuera intentar matarme, en el que claramente habrías fracasado – El gran trasgo no supo como reaccionar, si con ira o agradecimiento.- Ven conmigo, tendrás frío.- Dijo el humano con tono neutro en su voz.

Caminaron unas cuantas horas hasta llegar a un árbol. Un gran abeto de cientos de años. El hombre dio un golpe con su bastón en el suelo y entonces una puerta apareció en la corteza del árbol. El mago abrió la puerta mientras el gran trasgo parpadeaba algo asombrado. Entraron y se vio una gran estancia, toda con mobiliario de madera siendo un lugar cómodo, acogedor e incluso refinado.

- Bien, esta es mi casa y seguirás mis reglas. Lo primero, no somos amigos, ni mucho menos, eres mi proyecto personal para ver hasta donde llegan las capacidades cognitivas de un trasgoide. Segundo, no soy tu padre, te cuidaras tú solo, recolectarás bayas, plantarás árboles frutales y cazarás. Tercero, si no acatas lo que te digo, te echaré de aquí. ¿Comprendido?

- ¿Y por que debería de hacer todo eso?

- Buena pregunta… ¿Quieres aprender esto?

Acto seguido dijo unas palabras incomprensibles para el trasgo y una bola incandescente salió de su palma a gran velocidad, impactando en una de las paredes y destrozando buena parte del mobiliario. Después pronunció otra frase en aquel extraño idioma y todo volvió a su sitio, intacto, como si no hubiera ocurrido nada. El gran trasgo sonrió deseoso de conocer tales poderes, aceptando así sus condiciones, algo entre dientes.

Pasaron dos años y Melwick aprendió mucho sobre la magia y la urdimbre, descubriendo algunos hechizos también, nunca teniendo una relación del todo buena con su maestro, pues lo trataba como experimento que era limitándose a anotar sus progresos sin comentario alguno. El único motivo por el que el gran trasgo permanecía allí eran las ansias de poder y venganza.

El mago acabó con su experimento, pues el joven trasgo ya había aprendido lo suficiente como para ser considerado mago, entonces, le hizo marchar para que tomara su propio camino.

El trasgo ya sabía lo que hacer. Vengarse de los insultos y menosprecios de sus hermanos, primos y tíos. Taló algunos árboles secos de la zona, fáciles de prender, los descortezó e hizo aptos para la quema. Los guardo en un lugar en el que no lo pudieran descubrir sus congéneres, escondido.

Pasado ese proceso de varios días llegó la noche en la que actuaría. Colocó silenciosamente multitud de troncos, palos y ramas, en el interior y en la boca de la cueva, cerca unos de otros para propagar el fuego.

Terminó, y entonces pronunció unas palabras ininteligibles para la mayoría y sus manos se envolvieron en llamas. Él no notaba nada, pero la madera sí, y comenzó a prender. A los pocos segundos se oyó a los trasgos toser, no podían respirar, el humo les ahogaba, y más tarde salieron gritos de agonía y desesperación del interior de la cueva.

Entonces varias figuras arremetieron contra la madera colocada en la entrada para intentar salir. Fue en vano. Muchos fueron calcinados, los que no, se ahogaron en el proceso. Todos excepto uno, un guerrero que se lanzó hacia Melwick con toda su furia, su padre. Entonces, el ya mago, pronunció otra frase mística, y surgieron proyectiles de color azul que atravesaron la cabeza del luchador, cayendo este a sus pies.

Entonces comenzó a reír, el gran trasgo soltó una carcajada siniestra mientras admiraba como aquellos que le rechazaron morían, aquellos que le insultaron ardían, y aquel iluso guerrero que intentó desafiarle se desangraba a sus pies.

Comprendió que ese era su camino, debía aprender más, conseguir más poder y se dirigió al Imperio de Murann, deseoso de sangre, gloria y saber.


Imagen" alt="Imagen" class="resize_me" />
Arriba
  Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Diseño del Foro modificado para PUERTA DE BALDUR por Monti, Tripiyon y Delar.