Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


Fecha actual 04 Jul 2022, 04:54



Últimas noticias relevantes:
Ha habido algunos problemas con las imágenes del foro. Si detectas que alguna imagen no se muestra correctamente, borra la caché de tu navegador.

Buscar:

Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 
Autor Mensaje
 Asunto: Recuerdos de lecciones a la luz de una hoguera.
NotaPublicado: 22 Abr 2022, 06:14 
Lican gato mamadísimo
Lican gato mamadísimo
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: 15 Oct 2021, 00:05
Mensajes: 48
Imagen


Un frío viento arreciaba, descendían mordiscos gélidos desde las montañas del norte del reino que recordaban a aquellos que recorrían sus sendas a buscar refugio si no deseaban sufrir la furia de las montañas.

En el bajo valle, las columnas de humo ascendían de una media docena de casas. En sus pequeñas ventanas, fulgores ocres titilaban. Vidas palpitantes que celebraban en familia otro día más de vida compartida.

Ninguno de sus residentes era consciente de que esa misma tarde un grupo de incursores trasgos había descendido de un cercano sistema de cavernas con idea de saquearlos.

Menos, de que ahora esas bestias yacían enterradas bajo minúsculos montículos de rocas dispuestos sobre sus pequeños cuerpos.

Tan pequeños. Tan grande su maldad.

-Has tardado en recoger los leños. ¿Algún contratiempo, Gareth?- El Semiorco ya se encontraba libre de su pesada y pulida armadura, y vara en mano, removiendo los primeros leños de la hoguera tras haberla encendido

Cuando el grandullón dejo a su vera una cantidad de ramas rotas que servirían para reparar la pared de un granero hin, no pudo evitar soltar una carcajada.

-¿No te he dicho ya que no necesitamos tanta leña para una hoguera? Esto no es tu tribu, no necesitamos competir con nadie haciendo una hoguera gigante.

El recuerdo en forma de amago de reprimenda arrancó una sonrisa al semiogro, antes de que este tomase asiento frente a su maestro.

-Vader Hector, no es por importunar, pero...

Un gesto de la mano cuarteada por las cicatrices que recorrían la piel gris de Sir Hector bastó para callarlo, pese a que este le sacase más de medio metro a su maestro.

-Tu armadura, muchacho. Mírala bien. Aun está repleta de manchas de sangre, y eso que te dije que la limpiases correctamente. - Un ceño fruncido, cortada su ceja diestra por un tajo que le había dejado ciego de un ojo incluso antes de haber sido apresado por los Quebrantarrocas no era capaz de eliminar el carácter amigable del rostro semibestial - - Además... cuantas veces te tengo que decir que limpies tu equipo con más cuidado. ¿Hm? Fijate. Apenas si tiene unos meses, y ya está perdiendo todo su lustre. Con estas pintas nunca te permitirán desfilar por unas grandes calles.

Las carcajadas de Sir Hector fueron respondidas por una mirada caída y avergonzada de Gareth. Su maestro tenía razón. Mantener su armadura era parte indispensable de su entrenamiento: Un siervo del Vigilante ha de estar siempre listo para la batalla.

Un equipo mal cuidado, muestra una clara dejadez en los deberes de un siervo divino. Y sin embargo cada vez que debía pulir minuciosamente esas cotas de malla y acero, no podía si no usar todas sus fuerzas. Como si de tal manera pudiese borrarlas de su existencia.

Volver a lucir su piel al descubierto, apenas si cubierta de pieles.

-¿Por qué acabamos con esos trasgos, vader Hector? - La severa frase del semiogro cortó la risa animada de su instructor y maestro paladín. Este le miró con expresión seria. Pero no severa. - Cuando visitamos esa aldea hace unos días nos llamaron bestias. Y no mostraron respeto alguno por los símbolos de Yelmo. Kvit desconfiados, escépticos y agresivos, por poco no nos atacan pese a que intentase dialogar con ellos.

Los ojos del semiorco se hundieron bajo una sombra, ocultos, en el amparo de un ceño protuberante.

www.youtube.com Video desde : www.youtube.com


-Ahora entiendo porqué tu ánimo sombrío tras la batalla... - Cuando comenzó a hablar, en el tono del semiorco, por rasgado y profundo que fuese, no había ápice de hastío. Tampoco enfado. Mucho menos decepción. Estaba acostumbrado a los arranques y preguntas duras del Semiogro.

Si no estuviese preparado para responderlas, no lo habría tomado de discípulo.

- Existe mucho de lo que ser escéptico en este mundo. Por ello no me sorprende aprender cuanta gente ya no cree en nada salvo en sí mismos. - Los ojos del Semiogro, prendados en el rostro de su maestro, marcadas ojeras alimentadas por las llamas, mostraban un brillo de curiosidad completa. - "¿Para qué sirve confiar en otros?".

La noche se volvía más fría por momentos. Pero tal cosa no molestaba a uno, cubierto con una capa de piel, ni al otro, dotado de una constitución monstruosa, criada en las montañas de los Dientecillos.

- Para muchos de nosotros, Gareth, el camino es difícil. Pero nuestra senda siempre está ahí para que la sigamos. No importa cuantas veces podamos caer.

Palabras. Significados y significantes de difícil comprensión. Redención y perdón. Conceptos alienígenas, para una mente forjada bajo una cultura donde el error significa la muerte, y donde el caído no recibe nada más que una muerte lenta y dolorosa.

- La buena noticia es que puedo ayudarte a encontrar el camino de vuelta, si te pierdes. - Una sonrisa de dientes afilados, que pronto dio paso a un gesto resignado. Honesto, pues no había mentiras, por piadosas que fuesen entre ambos. - Naturalmente, algunos días son más... difíciles que otros. Pero aun así debo hacerlo.

Gareth observó como su maestro alzaba el rostro de la hoguera hasta su propia cara. En él una expresión comprensiva. Pero no compasiva. Su maestro no le mostraba desprecio y odio, como siempre habían hecho en su tribu. Tampoco miedo, o pena, como habían hecho esclavos, o enemigos.

Le mostraba respeto.

- Todos tenemos dudas. La luz de la mente, por si misma, no es capaz de mantener a raya la oscuridad. Cuando los muros se derrumben a tu alrededor, cuando pierdas todo lo que tienes y eres, siempre tendrás un pequeño fuego.

Señalando con su brazo, el semiorco extendió su indice hacia el valle. Hacia la media docena de chozas, ya apagados sus hogares, donde descansaban aquellos mismos que hacía apenas unas horas, les habían echado , horcas en mano de sus tierras.

- El fuego que me mantuvo vivo mientras estaba esclavo de tu tribu fue el amor. Su amor. El amor de nuestro dios.

Una sonrisa que se tradujo en un ceño fruncido por el semiogro. ¿Amor? Le había hablado de él sí. Y sin embargo le costaba entenderlo. Esas personas no le amaban. Al revés, le odiaban, o eso habían demostrado. Sin embargo, Gareth escuchó atento, pese a que sus dudas internas, claramente mostradas en su rostro, hicieran soltar un amago de risa a su maestro.

- No tienes que decirlo. Veo que no encuentras sentido a mis palabras. El amor, Gareth. No hacia nosotros. Si no el acto de amar. Bajo cada uno de esos techos, hay una cantidad ingente de amor. Que hoy hemos protegido. Ese amor es la verdadera luz que mantiene a raya a la oscuridad, incluso cuando no vaya dirigido hacia tí.

Incorporándose, el semiorco dejó a su aprendiz reflexionando en la hoguera, mientras se dirigía hacia la tienda, pero antes de adentrarse, le dirigió unas últimas palabras, girándose hacia él.

- Todos pasamos a través de periodos de oscuridad, Gareth. En un mundo lleno de miseria e incertidumbre, es un consuelo tener siempre presente, que incluso en la mayor oscuridad, al final, existe algo de luz. En esos tiempos oscuros, podemos recurrir al dios. - Una sonrisa genuina y llena de cariño prendó la expresión del veterano semiorco, que no llegó a ser vista por aquel que sentado, le ofrecía su espalda. - Sin embargo, también es bueno contar con amigos. Y algún día, esta senda te llevará hacia ellos.

La cortina de piel cerró la tienda, y dejó a un solitario y silencioso semiogro observando la titilante luz de una hoguera.

Extendiendo su brazo, recogió su yelmo, y tras dirigirle una mirada de odio, comenzó a frotarlo con fuerza. Pero esta noche, con un poco menos de ella.

Arriba
  Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Diseño del Foro modificado para PUERTA DE BALDUR por Monti, Tripiyon y Delar.