Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


Fecha actual 04 Jul 2022, 05:52



Últimas noticias relevantes:
Ha habido algunos problemas con las imágenes del foro. Si detectas que alguna imagen no se muestra correctamente, borra la caché de tu navegador.

Buscar:

Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 
Autor Mensaje
 Asunto: El Príncipe de los Asesinos
NotaPublicado: 04 Abr 2022, 19:30 
Niño sin padres ni hospicio
Niño sin padres ni hospicio
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: 11 Abr 2021, 16:56
Mensajes: 27




Imagen




¿Por qué los sabios van a morir al desierto, Príncipe? —preguntó el anciano sedente, cuya silueta estaba oscurecida por su posición a contraluz del enorme ventanal acortinado que iba a dar hacia las murallas de Memnon.

¡Porque así no les desvalijan todo lo que llevan encima, viejo loco! —respondió el pirata Mako, que estaba observando con atención uno de los florales jarrones, al que la luz estelar de aquella noche de aspecto místico había conferido un aspecto más exótico si cabe.

Bastarían unos segundos de silencio tras la intervención del marinero para que Ahmir, el anciano que ahora se ponía en pie diera respuesta a la pregunta que había formulado hace escasos segundos.

Porque las arenas impiden que nada muera verdaderamente. Siempre quedará una momia, el retrato de lo que fue y ya no es. —expresó con tono enigmático el maestro de asesinos, al que sus sedosas galas persiguieron como un espectro conforme traspuso hacia una de las paredes, en la que introdujo un pétreo fetiche en forma de alacrán.

La estancia retumbó como si la capital del antiguo Imperio Eefreti estuviera siendo víctima del rugido de la tierra. Un ancho disco de roca dura que actuaba como el suelo de la casi vacía habitación, dejando entrever unas profundísimas escaleras de caracol que atravesaban de raíz aquella fortaleza sobre los riscos del desierto.

El lantanés y su acompañante no dudaron en acompañar, dando luz con un candil, a su anfitrión, que había llegado ya a una estancia mucho más sibarita, colmada de tesoros australes y septentrionales también. Una plétora de puñales desenfundados se entrelazaban para conformar los portaantorchas de la estancia, y Príncipe, que siempre fue de mente hábil, no tardó en dilucidar que se trataba de una metáfora en que todos los asesinos, tanto los que entrenaron a Ahmir como los que alguna vez lo entrenaron a él, eran ahora partícipes de la iluminación de quiénes ahora habían viajado a aquel alcázar en busca de conocimiento.

Imagen

Mirad hacia abajo y comprenderéis. —críptico una vez más, Ahmir mantuvo la vista bien alta, mucho más interesado en la reacción de los asistentes que en el descubrimiento de aquello que él había descubierto ya hace mucho.

En ese entonces, fue difícil para Príncipe dilucidar si la música de las melancólicas cuerdas de la guitarra calishita provenía de algún remoto punto de aquel lugar, o si era su propia mente la que la transmitía ante tan evocadora revelación. Negra pizarra luskana esculpía en el suelo donde ahora sus botas se depositaban el símbolo de Bhaal, quién irónicamente había encontrado el fin de su existencia en la viva representación de sus propios dominios.

Aquí, dónde negra es la sombra, no llega la Mano Negra, aquí... donde todo es resolución, no alcanza el delirio del Dios Loco. Estás ante el manifiesto de quiénes deciden el destino de Faerûn a través de la muerte, Príncipe de Lantán, poco tiene esto que ver con los dioses... y mucho con los hombres, deja que los dioses libren su guerra, que nosotros libraremos la nuestra.— el sabio calishita dió media vuelta dejando atrás la reliquia sobre la que caminaban, cuando de pronto escuchó la taimada voz del asesino, que, si bien no igualaba lo igualaba en porte ni conocimientos, tampoco lucía ya como un alevín.

Me quedaré el tiempo que sea necesario, Ahmir. —postrando las rodillas en mitad del círculo calavérico, presentó ambas espadas letales, Siempresangrante y Mechón de Sune, sobre las que el sofocante calor de Calimshán hacía bailar las gotas de veneno de cobra de acero—. Cuando haya cumplido, quizás tras de una larga vida, depondré mis filos a quién siga viviendo para mantener este lugar y creedme que navegaré con gozo por El Estigio, pues podré ver a todos a los que he arrebatado la vida con solo asomar la vista de mi barca herrumbrosa.

Tras de que Príncipe pronunciase aquellas palabras, fueron muchas y muy largas las noches al amparo del cielo estrellado de los desiertos del sur, muchos fueron de los que escuchó sus nombres, y muchos fueron también quienes oyeron el suyo, a veces, siendo lo último que hicieran. Con gran deleite bailaron las danzarinas del fuego con sus telas coloridas cuando, como un obelisco erigido sobre la arena, creció la presencia del lantanés en el semblante y el corazón de los calishitas, siempre ascendente. Opio y placeres hubieron, mucha sangre también, purpurearon los labios del asesino a medida que su patrona rescataba su alma de los dominios de Kélemvor durante sus enfrentamientos, pero finalmente hubo sabido suficiente, donde antes había duda ahora había claridad, la fina y cruel claridad que presenta quién se ha vuelto un artesano de la muerte.

Mako, quién lucía ahora enjoyado y con sombrero de capitán, acompañó una vez más al Príncipe a la vieja recámara, el austro había soterrado la vieja imagen del Señor del Terror. El silencio se apoderó de la estancia cuando el asesino, quién otrora hubiera sido conocido por sus hedonistas costumbres y sus discursos cargados de palabrería, presentaba ahora un respeto ritual a la hora de ensamblar el espartano puñal de mithril de Ahmir en las protuberancias metálicas que sustentaban la luz de aquel lugar.

Secretas y escuetas palabras. Dicen que en días en que las estrellas fulguran y Selune brinda su luz misteriosa, la sombra de la corona recorta sobre las dunas, y el único conocedor de la auténtica entrada al torreón acompaña a los neófitos, aprendices del oficio que un día reunirán los sacros instrumentos del Príncipe allí dónde descansan todos los que fueron y todos los que serán.





_________________
Imagen
Arriba
  Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Diseño del Foro modificado para PUERTA DE BALDUR por Monti, Tripiyon y Delar.