Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


Fecha actual 25 Sep 2018, 03:06



Últimas noticias relevantes:
¿Creéis que podéis aportar movimiento al servidor? ¿Habéis pensado alguna vez en estar al otro lado? ¡Esperamos vuestras candidaturas DM!

Buscar:

Nuevo tema Responder al tema  [ 2 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: Yrgnyn Descuajaentrañas
NotaPublicado: 10 Sep 2018, 10:47 
Pirata sin tripulación
Pirata sin tripulación
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: 12 Oct 2017, 21:31
Mensajes: 335
Sangre y Gloria

Imagen


¡Sangre! Es la moneda del poder. ¡Sangre! Con ella se paga el honor. ¡Sangre! ¡No hay mejor ofrenda para los dioses!

La sangre mantiene unida a la manada, y no hay nada más delicioso que la sangre de un hermano. Desde mi nacimiento he matado innumerables criaturas. A veces por placer, a veces por honor, y unas pocas por necesidad. Nací en el seno de los Descuajaentrañas. Somos fuertes y numerosos. Ocho nacieron de mi camada. Tres sobrevivimos. Fue cuando cumplí la edad adulta. La vida es una masacre constante por la supervivencia del más fuerte, y así debe ser el rito de paso. Hermanos enfrentados en una lucha a muerte. El vencedor viste las tripas del vencido como un collar precioso, y devora su carne y huesos. Su carne le alimentará, le hará más fuerte, su sangra le vestirá y le protegerá. Es la prueba de que uno es fuerte. Es la prueba de que uno merece vivir. Y la sangre que nos unía, sangre derramada, el más dulce manjar.


Por eso crecí grande y fuerte. Por eso recibí el don del Príncipe Demonio. Ya no tengo que perseguir jabalíes, ratas ni kobolds para saciar mi sed. Ahora soy un adulto. Ya se me permite tomar las armas. Ya se me permite destrozar elfos. Ya se me permite descuartizar humanos. Ahora soy fuerte. No debo sumisión al débil, ni respeto al viejo. Ahora mis músculos hablan por mí, y mis garras alcanzan los lugares que antes no podían. Ya puedo poseer. Oro. Riquezas. Esclavos. Porque ahora soy fuerte, porque ahora puedo defenderlo.


Imagen

Ha llegado el momento. Ya puedo atesorar. Oro. Riquezas. Las calaveras de mis enemigos. Mis posesiones hablarán por mí. Perseguiré la gloria y otros conocerán el poder de mis garras. Someteré a los débiles y sólo así obtendré el respeto de los fuertes. La Horda es ahora mi hogar y mi nuevo patio de juego. Las Hermandades de Guerra son aburridas, muchas normas. Pero allí puedo matar por honor. El resto son sólo cadáveres sobre los que trepar para llegar a mi objetivo. Bolsas de sangre, hueso y vísceras con las que jugar. Haré una montaña. Con los débiles. Con los tontos. Con los que dicen ser fuertes. Haré una montaña y me sentaré sobre ella como un caudillo. Y cuando lo haga, observaré desde lo alto correr ríos de sangre hasta que La Bestia de la Carnicería y yo estemos saciados. Porque vivimos por la sangre. Porque vivimos para derramarla. Y sólo eso deseo. ¡Sangre! ¡SANGRE Y GLORIA!
Arriba
  Perfil  
 
 Asunto: Re: Yrgnyn Descuajaentrañas
NotaPublicado: 10 Sep 2018, 10:48 
Pirata sin tripulación
Pirata sin tripulación
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: 12 Oct 2017, 21:31
Mensajes: 335
Garras y Colmillos

Imagen

Mi progenitor era fuerte. A la fuerza gano el derecho de procrear. Eliminó a sus competidores uno a uno. Con honor, sangre y derramamiento de entrañas. Así nací yo. Y el resto de mis treinta hermanos. Trece quedamos. Los trece más fuertes. Hubo una camada antes que la mía. Los primeros siempre tienen ventaja. Pero eso no significa que los siguientes sean débiles. Nos enfrentamos. Los maté y me bañé en su sangre. Así gané el derecho a ser una Garra. La Garra derecha. El progenitor de mi progenitor está viejo, débil. No por ser viejo. Por llegar a serlo. Los hermanos de mi progenitor son débiles. Por eso le respetaban. Igual que mis hermanos me respetan a mí. Por ello mi progenitor era el jefe, él era el Colmillo.

Yo soy fuerte. Porque busco a Yeenoghu más que nadie. Porque a él entrego las vísceras de mis enemigos. Más vísceras que nadie. Por eso me concede su favor. Por eso me hago más fuerte cada día. Mis hermanos mayores lo sabían. Por eso intentaron eliminarme. Pero no pudieron. Sus entrañas y su sangre sirvieron para fortalecerme.

Yo soy fuerte. Porque busco a Yeenoghu más que nadie. Porque iría al abismo si hiciera falta. Por eso cada gota de sangre que mancha mi pelaje me protege como una armadura cada vez más dura. Por eso la carne de mis enemigos alimenta mis músculos, y su tuétano endurece mis huesos. Mi progenitor lo sabía. Pero no tuvo el valor de enfrentarme directamente.

Intentó ganarse el favor del Murkul. Porque sabía que así me mantendría al margen. Pero él encontró sus límites. Era débil por seguir huyendo de mí.


Imagen

Entonces llegó el día. Me mandó a las rutas de comercio de los hombres y de los elfos. Con un puñado de mis hermanos más pequeños, los más débiles. Nos dijo que debíamos asaltar a unos comerciantes. Yo lo sabía, mis hermanos lo sabían. Todos en la horda lo sabían. No eran comerciantes normales. Eran ricos. Iban bien armados. Llevaban consigo poderosos mercenarios y aventureros. Humanos pellejosos, despreciables elfos. Por eso nadie les atacaba ya. Pero yo lo hice, yo les ataqué. Mis hermanos me siguieron. Porque soy fuerte. Porque lo saben. Y mi fuerza los hizo fuertes también. Tres murieron. El resto volvieron cubiertos en sangre. Sangre humana. Sangre élfica. Y la sangre los volvió fuertes. Yo volví. Cubierto en sangre. Con sus tripas de adorno. Con las garras llenas de riquezas. Y mi progenitor supo que me había vuelto más fuerte, y también mis hermanos. Y tembló. Tembló de rabia. Tembló de miedo. Por eso hizo lo que hizo. Por eso cometió un error.

Pasaron muchos días. Se juntó toda la manada. Para escuchar las palabras del Colmillo. Para escuchar las palabras de mi progenitor. Una nueva cacería se acercaba. Había descubierto una ruta nueva. Eso decía. Una ruta de comerciantes más ricos. Sus riquezas comprarían el favor del Murkul. Eso decía. Pero yo lo sabía. Él se había vuelto débil y cobarde. Y los comerciantes irían bien armados. Más que los otros. Por eso íbamos todos. Así, él tendría más posibilidades de sobrevivir. Y yo más posibilidades de morir. Llegó la noche y partimos. Llegó la noche y acechamos. Llegó la noche y asaltamos. Era una caravana grande en los oscuros bosques. Los primeros carros se perdieron entre los árboles. Mi progenitor me mandó tras ellos. A mí y a algunos hermanos. No eran los más débiles. No podía permitírselo. No otra vez. El resto lo sabría y debía conservar su honor. Pero éramos pocos. Tenían más guardias. Sería más dificil. Eso creía. Los comerciantes siempre llevan lo más valioso en el primer carruaje, así lo puede proteger mejor. Eso creía.


Imagen

Ese día era cierto. A medias. Los masacré a todos. Con la ayuda de mis hermanos. Y encontramos grandes riquezas. Dejé a mis hermanos con ellas y fui en busca del resto. No había tenido suficiente sangre. Yeenoghu no se conformaba sólo con eso. Cuando llegué vi que el Príncipe Demonio es caprichoso. Mi progenitor estaba equivocado a medias. Eso le costó el honor. Sin duda los objetos más valiosos estaban en el primer carruaje, el que tenía más guardias. Pero no era lo que tenía más valor. No para ese comerciante. Mi progenitor y algunos hermanos, confiados, habían atacado el último carro. Menos guardado. Pero allí viajaba el comerciante. Y su hija. Eran pocos. Pero eran aventureros veteranos. Eran aventureros fuertes. Muchos hermanos murieron. Yo lo vi. Sólo quedó mi progenitor. Yo lo vi. Los aventureros estaban muy heridos. Yo lo vi. Pero el Colmillo huyó con el rabo entre las piernas. ¡YO LO VI!
Volví con mis hermanos. Ordené que dejaran las riquezas. Nos preparamos. Acechamos. Masacramos. Matamos a los aventureros que quedaron. Sin piedad. Capturamos al comerciante y a su hija. Por piedad. No hacia ellos. Hacia Yeenoghu. Volvimos con las manos llenas. Éramos menos. Pero más fuertes. Más ricos. Más gloriosos. Compramos el favor del Murkul. Demostramos que éramos fuertes. En el clan. En la horda. El comerciante fue un buen sacrificio para La Bestia de la Carnicería. Celebramos. La hija fue una buena esclava. Nos dio muchas más riquezas. Y finalmente tenía un motivo para desafiar a mi progenitor. Por su debilidad lo desafié. Por su cobardía lo desafié. Y por mi honor le di muerte.


Imagen

Ahora ya no soy una Garra Derecha. Ya no volveré a arañar. Ahora tengo a otros para que me ayuden a caminar. Ahora soy el Colmillo. Ya puedo morder, perforar y desgarrar. Ya puedo derramar la sangre, dirigir a la manada. Ahora puedo alcanzar la gloria por propia voluntad. Ahora puedo tomarla por propio derecho. Y mi será. LA SANGRE. ¡Y LA GLORIA!
Arriba
  Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 2 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Google [Bot] y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Diseño del Foro modificado para PUERTA DE BALDUR por Monti, Tripiyon y Delar.