Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


Fecha actual 04 Jul 2022, 05:44



Últimas noticias relevantes:
Ha habido algunos problemas con las imágenes del foro. Si detectas que alguna imagen no se muestra correctamente, borra la caché de tu navegador.

Buscar:

Nuevo tema Responder al tema  [ 2 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: Camino al Amanecer
NotaPublicado: 16 May 2022, 15:41 
Cuenta secreta de Kronos
Cuenta secreta de Kronos
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: 09 Feb 2022, 15:14
Mensajes: 32
Edad: 22
Parte 1: Abandono

¿Porque los caballos hacen tanto ruido?
Pensó la niña mientras se zarandeaba en la parte trasera de un carruaje. Estaba acompañada de una mujer alta, con los cabellos castaños y de piel pálida. Portaba un vestido modesto que apenas hacía justicia al lujoso carruaje en el que ambas viajaban.
La niña, miró a su madre y con una mirada un tanto perdida como era habitual en ella, pudo observar como se mantenía rígida mirando al frente con un rostro muy serio. Puede que hoy sea el día. Por fin conoceré a Papá. Pensó Charlotte mientras se reacomodaba la diadema, pues ese día su madre su madre la despertó para inmediatamente salir en ese curioso carruaje. Solía usar la misma ropa para dormir y para pasear lo que no suponía un gran problema, sus recursos no daban para mucho más.

El carruaje avanzó durante un par de horas, ambas mantuvieron el silenció, Charlotte no solía hablar, por lo general solo observaba. Su madre por su parte se limitaba a mirar al frente intentando mantenerse fuerte y observando esporádicamente a la pequeña hasta que finalmente, el carro paró.
- Venga Charlotte. - Le indicó la madre mientras la acompañaba fuera del carruaje.
Charlotte como era habitual reaccionó zafándose de su madre e intentando bajar del carro por su propia cuenta. Pegó un salto, trató de mantener el equilibrio pero se balanceo hacia delante llegando a tener que poner las dos manos en el suelo para evitar caer. Como duele, me tendré que lavar manos bien. Pensó mientras observaba sus manos manchadas en el barro aún húmedo por las lluvias del día anterior, acto seguido alzó la mirada al frente.

Se encontraba frente a un patio, bastante grande donde unas mujeres vestidas con unas túnicas muy extrañas para la niña hablaban con un conjunto de niños pareciendo recitar alguna oración. Era un patio mayoritariamente de tierra con algunas islas de hierba, el suelo estaba húmedo. Observó el patio captando todo detalle con su mirada perdida en un mar de detalles, para después tornar la vista a su madre.
- ¿Mamá? - Musitó Charlotte. Antes de zafarse como siempre lo hacía, aunque por una vez había estado inmóvil unos segundos.
La mujer hizo acopio de sus fuerzas mientras un par de lagrimas se deslizaban por sus mejillas.
- Adiós pequeña. Te quiero. - Dijo con la voz medio rota.
La mujer se subió de nuevo al carruaje intentando no mirar atrás para dejar a la pequeña delante de ese enorme patio.

El carro empezó a moverse y Charlotte, con su piernas cortas corrió con todas sus fuerzas detrás del carro. Cruzó varias esquinas corriendo y esquivando al gentío. Todo era muy ruidoso y movido no estaba acostumbrada a ese ambiente lo cual le dificultó enormemente su persecución. Corrió un par de minutos hasta llegar a una calle que daba a la costa, donde finalmente perdió de vista aquel curioso y maldito carruaje.
Jadeando apoyó sus manos manchadas sobre sus viejas ropas, llenándolas de barro. No sé donde estoy. No entiendo que acaba de pasar. Puede que vuelva a la noche como siempre hace en casa y me cuenta un cuento. Puede que aquel lugar sea nuestra nueva casa. La niña solía tener muy buena memoria, sabia perfectamente los pasos que había desde casa hasta cualquier lugar del pueblo, no debería serle difícil retornar o eso pensó. Anduvo durante horas, aquello no era como su pueblo, muchas casas se parecían había hombres y mujeres por todos lados, además la persecución y el cansancio le nublaron la memoria. Con la caída del sol decidió volver a la playa y buscar refugio.
Miró de refugiarse en varios lugares donde pasar la noche pero los hombres la echaban como a una vulgar ladronzuela, además ella no tenía ni las fuerzas ni el valor para hablar con esos extraños.
Finalmente en un callejón perpendicular al mar se pudo refugiaren lo que eran los restos de una caja y las telas de un saco.

Pasó la fría noche sin dormir, mientras lloraba desconsoladamente incrédula de lo sucedido durante aquel día.No puede ser, mamá volverá y no estaré. En aquel momento recordó el rostro triste de su madre, despidiéndose de ella. No, mamá no volverá.




Última edición por TortugaVeloz el 07 Jun 2022, 20:40, editado 1 vez en total
Arriba
  Perfil  
 
 Asunto: Re: Camino al Amanecer
NotaPublicado: 07 Jun 2022, 20:38 
Cuenta secreta de Kronos
Cuenta secreta de Kronos
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: 09 Feb 2022, 15:14
Mensajes: 32
Edad: 22
Parte 2: Un amigo

Las horas pasaron y entre llantos y lamentaciones la aún infanta Charlotte no durmió, los primeros rayos de Sol la cegaron. La pequeña caja de madera medio partida y astillada en la que se refugió se encontraba en un callejón que daba directamente al mar, el puerto llevaba ya un buen rato activo y se podía ver a la gente marchar arriba y abajo por el paseo.
Charlotte cogió su diadema la miró fijamente unos segundos para recolocársela y levantarse. En un pequeño murmuró:
- Habrá que saber volver.

Anduvo por las calles, la gente le miraba extraño, una niña sola a esas horas de la mañana no podía ser mas que una mendiga, nadie parecía querer ayudarla. El tiempo pasaba y por pura probabilidad si se movía por la zona acabaría llegando.

Finalmente llegó a las puertas de ese patio, ya no estaba húmedo como el día anterior había hecho un sol abrasador durante la tarde anterior y la noche fue cálida. Una hermana acogió a la pequeña Charlotte.
- ¿Entiendo que estes asustada, eres la niña de ayer verdad? – Dijo la hermana agachándose a la altura de la pequeña apoyándose sobre sus rodillas con las palmas de las manos.
Charlotte la miró inexpresiva unos segundos hasta asentir y observar el resto del patio. Había un par de niños correteando por el patio, parecía que jugaban al pilla-pilla. Había tres grandes puertas una en cada una de las paredes, todas con una decoración distinta, aunque toda haciendo referencia al dios quebrado. Ambas avanzaron y enseñaron a Charlotte su nuevo hogar, asignándole una de las múltiples literas de una habitación que se encontraba tras subir las 47 escaleras.


Los años iban pasando, la niña rubia apenas hablaba con los otros de su condición, pasaban las horas y ella se sentaba en las ramas de un árbol que había en el patio, escalarlo era fácil, solo tenia que poner un pie en agujero del tronco principal y colgarse de un salto de una no muy gruesa pero firme rama. A menudo las hermanas la obligaban a bajarse por seguridad. Hasta que un día, quien le dijo de bajar no fue una de las hermanas. Era un niño un poco mayor que ella, era de los pocos que no se metía con ella por no hablar, además había llegado hace muy poco, tenía el cabello rizado y muy corte y una tez oscura que inspiraba algo de curiosidad en la pequeña, pero hacía que los demás niños lo discriminaran.

- Baja de ahí Charlotte y ven conmigo. – Dijo tras hacerle un gesto que la niña no entendió.

Parece que quiere que le acompañe, no se a dónde querrá ir, pero seguro que es mas interesante que quedarse aquí. Pensó mientras de un salto aterrizaba en el suelo, ese salto no solía dársele bien a menudo se pelaba las rodillas o se hacía daño en las manos durante el aterrizaje, pero ese día cayó perfecta.

El niño la intentó coger de la mano, pero esta no se dejó, entonces se la quedó mirando unos segundos y le dijo que lo siguiera. Sigo al niño, a escondidas se escaparon del orfanato y fueron al distrito portuario. Una vez allí mando a la niña esperar y volvió con un pequeño surtido de dulces. El niño obviamente era un ladronzuelo, pero para él y prácticamente cualquiera era muy fácil en ganar a la inocente Charlotte. Ese tipo de salidas se volvieron habituales durante un par de años, yendo a la playa a comer dulces y bollos hasta el punto de que se podía decir que Charlotte había engorado bastante.

Un día Uriel simplemente parecía no regresar, en las calles se escuchaba mucho revuelo, un tendero lo había pillado y le estiraba el pescuezo estaba regañándolo y diciendo que lo iba a llevar con las autoridades. Charlotte se abrió paso entre esa molesta e incómoda multitud.
- Déjalo, es un buen chico. No le hagas daño. – Gritó con una voz poco intimidante.

El niño dejó de retorcerse por un momento, era la primera vez en mucho tiempo que oía a la niña hablar, su grito sonó dulce, aunque enfadada. Por un momento toda la multitud miró a la pequeña, llevaba ropas muy desgastadas, obviamente la tomaron por otra ladronzuela, entre ellos un niño mas o menos de su edad bien vestido se acercó, pero su madre no tardó en reaccionar.

- Cielo, ¿qué estás haciendo? No te desvíes, por favor, no te acerques a esa niña. – Le dijo, aunque al ver que este no le hizo caso le dio un tirón y se lo llevó.

El hombre se acercó colgó le dio un buen golpe al chico y se dirigió a la niña.

- ¿Quieres ver qué hacemos con los ladronzuelos pequeñaja? – Le dio un par más de golpes al chico ante la impotencia de Charlotte.

- ¡Corre o a Charlotte acabarás igual! – Dijo Uriel .

La niña rubia tardó en reaccionar y el hombre que dejó a Uriel en el suelo bajo la atenta mirada del público se acercó a Charlotte intento agarrarla con la zurda pero gracias a su experiencia tras haber sufrido agresiones por parte de los otros huérfanos en alguna ocasión esquivó el agarre aunque no contó con que alguien del grupo la atraparía, ella estiró, hasta que los harapos que llevaba mal cosidos cedieron, sin ningún miramiento y preocupación asustada y entre lágrimas por la experiencia salió corriendo de la escena y llegó corriendo al orfanato.

Una vez allí las hermanas atendieron a la niña asustada y le dieron unas ropas para que se cambiara. Finalmente, la niña esperó toda la noche a la vuelta de Uriel, un regreso que nunca llegó y le llenó de tristeza el corazón.
Arriba
  Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 2 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 8 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Diseño del Foro modificado para PUERTA DE BALDUR por Monti, Tripiyon y Delar.