Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


Fecha actual 24 Mar 2019, 15:09



Últimas noticias relevantes:
Ojos rojos escrutan la oscuridad. Diez fragmentos que fueron perdidos. Las antiguas maldiciones no conocen piedad. La bestia aguarda a que sean reunidos.

Buscar:

Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 
Autor Mensaje
 Asunto: El montaraz y el astil emplumado de Solonor
NotaPublicado: 11 Ene 2019, 22:19 
Aventurero novato y vago
Aventurero novato y vago
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: 13 Nov 2018, 14:37
Mensajes: 54
Edad: 20
Imagen
- Todos somos responsables de cuidar el ambiente que nos rodea, ese lugar que nos ha visto crecer y madurar. Es natural buscar un constante equilibrio que garantice el bienestar de la fauna local, aunque hay veces, donde algo o alguien provoca un desequilibrio que amenaza nuestro entorno. Es obligación nuestra poner fin a esos problemas -



Aquel día todo cambió para Ae'Arakhora, una ciudad nómada que no abandona bosque alto, un lugar donde guardabosques velan por el equilibrio de la naturaleza, cuidan de las criaturas y ayudan a viajeros perdidos a orientarse, aunque antes de continuar, quizá debamos hablar un poco de mi.

Mi nombre es Elvith, de la familia Selgauth, esto no quiere decir que sea importante, ni mucho menos que desprestigie a otras familias. Al contrario, pienso que es un honor portar el apellido de aquellos que te educaron, que te aportaron valores y conocimiento y mas ahora que están mas allá del plano accesible.
Imagen

Como la mayoría de los elfos lunares mi piel es pálida acompañada de delgados rasgos y orejas acabadas en punta. Mi madre comparaba algunas de las savias que caían por algunas heridas de los tallos. 'En tus ojos, Elvith, estarán siempre reflejadas las gotas de savia que brotan de las heridas de estos árboles. Una transparencia brillante, unos reflejos verdes y detalles amarillos que los hacen mágicos'.

Parte de los ratos libres que quedaban en la aldea eran organizados para invertir el tiempo en comunidad, donde compartíamos historias e información sobre nuestro entorno. En ambientes más festivos no era extraño dedicar tiempo a pintarse el cuerpo, diseños relacionados con la naturaleza, en mi caso siempre se trataba de una pequeña rama o raíz que ascendía desde la parte izquierda de la mandíbula hasta la parte izquierda de la frente. Las perforaciones y trenzas no eran extrañas, pues porto un total de cuatro pendientes (dos a cada lado) y cuero trenzado con tachones de madera tintados colgados de mi bandolera.

Ae'Arakhora como comenté, nunca permanecía en un mismo lugar, pues nos movíamos con las necesidades del bosque. He viajado por todo bosque alto velando por la naturaleza, he caminado entre bestias y he empatizado con animales salvajes. Mi madre Elnatilli era una reconocida arquera de la guardia del bosque la cual dedicó gran parte de su tiempo en mostrarme el camino de Solonor, el arte e historia de la flecha, toda mi destreza en este dote se lo debo completamente a ella. Mi padre, Oelveth, en cambio, era un batidor, avanzaba delante en las partidas nocturnas para reconocer el terreno y los animales que nos rodeaban, aunque le debo todos los conocimientos de rastreo a el, aún tengo mucho por aprender.

Hace ya más de siete meses desde la pesadilla de la región de bosque alto donde estábamos asentados. La noche se vio iluminada por un manto de fuego. Esta situación interrumpió nuestro descanso por lo que padre y madre partieron armas en mano a reunirse con su grupo de búsqueda. Algo había ocurrido. La escena al salir de nuestra tienda de campaña era terrible, las llamas nos habían rodeado y el humo impedía ver más allá de dos palmos. Aunque yo me encontraba perdido mis instintos me pedían salvar el bosque, la fauna, tomé todos los recipientes a mi disposición para tratar de apagar las llamas que amenazaban por tragarse al campamento.
Imagen

Los más pequeños de Ae'Arakhora eran evacuados por los venerados, mientras que los jóvenes elfos dedicábamos los esfuerzos en detener el avance de aquel infierno y los más experimentados saltaban entre las llamas para seguir a aquella cosa... una sombra que corría de un lado para otro, saltaba por las ramas y quemaba todo a su alrededor, escupiendo llamas por sus manos, explosiones e incluso proyectiles incendiarios...

Esa noche no solo dejó cicatrices en la naturaleza y belleza del bosque, si no que en aquel lugar perecieron familias enteras, entre ella mi madre y padre. Tardé lunas en decirme a salir en la búsqueda de aquella criatura, rastreando sus pisadas, su paso. Trataba de hacer memoria para recordar los detalles de lo ocurrido hasta que, por fin, me aventuré a marchar en su, pues Solonor lo habría querido hecho lo mismo.

Las huellas que encontraba pasaron de mostrar garras a parecer simple pies humanos que se adentraban en poblados quedando así invisible, no tardé en perder aquel rastro, no sabía lo que buscaba. Durante mi travesía aventureros y viajeros me hablaron de Amn, una región considerada como el centro económico de Faerûn, un lugar donde, sin duda, podrían ayudarme a conseguir los conocimientos necesarios para cumplir con mi objetivo.


Arriba
  Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 7 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Diseño del Foro modificado para PUERTA DE BALDUR por Monti, Tripiyon y Delar.