~ Alineamientos ~

  • Introducción
  • Alineaminetos Típicos
  • El Bien contra el Mal
  • La Ley contra el Caos
  • Los Nueve Alineamientos

    Introducción

    "Introducción a los Alineamientos"

    En el templo de Pelor hay un viejo volumen; cuando esta comunidad recluta aventureros para emprender búsquedas importantes y delicadas, todo el que desee participar en ellas está obligado a besar el libro. Al hacerlo, los de corazón maligno sufren en sus carnes el poder sagrado e incluso aquellos que no son ni buenos ni malos se quedan aturdidos. Sólo la buena gente puede besar el volumen sin correr peligro y convertirse, por tanto, en personas de confianza para las misiones más importantes del templo. En el juego D&D, el bien y el mal no son conceptos filosóficos; son las fuerzas que definen el cosmos.

    Los diablos recorren el mundo disfrazados de humanos, tentando a la gente para que se acerque al mal. Los clérigos sagrados utilizan el poder del bien para proteger a los feligreses. Los devotos de los dioses malignos traen la ruina a los inocentes para ganarse el favor de sus deidades, confiados en que obtendran su recompensa en la otra vida. Los paladines cruzados se enfrentar sin temor a los malhechores conscientes de que esta corta existencia no es algo a lo que merezca la pena aferrarse. Los señores de la guerra se acercan a cualquier poder sobrenatural que pudiera ayudarles en sus conquistas, y enviados de dioses del bien y del mal les prometen recompensas a cambio de que les rindan vasallaje.

    En términos generales, la moral y actitud de un personaje o criatura están representadas por su alineamiento: legal bueno, neutral bueno, caótico bueno, legal neutral, neutral auténtico, caótico neutral, legal maligno, neutral maligno y caótico maligno (consulta la tabla 6-1: alineamientos según criaturas, razas y clases, para ver qué criaturas, razas y clases prefieren cada alineamiento).

    Elige un alineamiento para tu personaje, usando su raza y clase como guía. La mayoría de PJs son buenos o neutrales, pero no malignos. En general los alineamientos malignos son para villanos y los monstruos.

    El alineamiento es una herramienta para desarrollar la identidad de tu personaje, no una camisa de fuerza para restringirlo. Cada uno representa una gran variedad de personalidades o filosofías particulares, por lo que dos personajes legales buenos podrían ser bastante diferentes. Además, pocas personas son absolutamente consecuentes. Un personaje legal bueno puede tener una vena avariciosa, e intentar de vez en cuando conseguir o atesorar algo aunque eso no sea un acto legal o benigno. La gente tampoco es consecuente con sus ideas de un día para otro. Los personajes buenos pueden perder los estribos, los neutrales pueden sentirse inspirados para llevar a cabo una acción noble, etc.

    Elegir un alineamiento para tu personaje es declarar que deseas interpretarlo de un modo concreto. Si tu personaje actuara de un modo más propio de otro alineamiento, el DM tendría derecho a cambiarlo para ajustarlo a su comportamiento.


    Alineamientos Típicos

    Tabla 6.1








    Las criaturas y clases que están en cursiva en la tabla 6-1 siempre poseen el alineamiento indicado. A excepción de los paladines, todas ellas nacen poseyendo esos alineamientos; es algo que forma parte de su naturaleza. Normalmente, una criatura con un alineamiento inherente es una bestia mágica o posee algún vínculo con los planos Exteriores (ya sea por sus antepasados, su historia o por razones mágicas).

    En el resto de criaturas, razas y clases, el alineamiento indicado en la tabla 6-1 sólo es el más típico o frecuente.

    Las criaturas inteligentes normales pueden tener cualquier alineamiento; quizá posean una tendencia inherente hacía una alineamiento concreto, pero nada impide que los individuos se alejen de esa norma. Dependiendo del tipo de criatura, tales tendencias pueden ser más fuertes o más débiles.

    Los kobolds y contempladores, por ejemplo, suelen ser legales malignos, pero los primeros muestran una mayor variedad de alineamientos que los segundos porque su tendencia inherente no es tan fuerte. Además de las tendencias innatas, las criaturas inteligentes tienen tendencias culturales que suele reforzarlas.

    Los orcos, por ejemplo, tienden a ser caóticos malignos y su cultuta suele producir individuos de este alineamiento. Un humano criado entre orcos tendrá muchas más posibilidades de lo normal de ser caótico maligno, mientras que un orco que crezca entre humanos tendrá muchas menos.


    El Bien contra el Mal

    "El Bien contra el Mal"

    Los personajes y criaturas buenos protegen la vida inocente. Los malignos la degradan o la destruyen, ya sea por diversión o por sacarp rovecho. "Bueno" implica altruismo, respeto a la vida y preocupación por la dignidad de las criaturas inteligentes. Los personajes buenos realizan sacrificios personales para ayudar a los demás.

    "Maligno" implica hacer daño, oprimir y matar a los demás. Algunas criaturas malignas simplemente no sienten compasión alguna por los demás y matan sin preocuparse de si es correcto o no. Otras se dedican activamente a hacer el mal, matando por deporte o por orden de un dios o amo maligno.

    En lo que respecta al bien y al mal, la gente neutral siente remordimientos cuando muere alguien inocente, pero no es lo bastante responsable para sacrificarse protegiendo o ayudando a otros. El neutral se entrega a los demás por cuestiones de relación personal. Alguien con este alineamiento puede sacrificarse para proteger a su familia o incluso a su tierra natal, pero no lo haría por gente desconocida con la que no estuviera relacionado.

    Ser bueno o maligno puede ser una elección consciente, como es el caso del paladín que intenta cumplir con sus ideales, o del clérigo malvado que causa pánico y dolor al imitar a su deidad. Sin embrago, para la mayoría de las personas, ser bueno o malo es una actitud que puede reconocerse pero que uno no elige. Ser neutral en el eje del bien y el mal suele indicar que el individuo no se decanta por un bando ni por el otro, pero para algunas personas es un compromiso positivo desde el punto de vista del equilibrio. Al admitir que el bien y el mal son estados objetivos, no sólo opiniones, tales personas afirman que mantener un equilibrio entre ambos lados es lo mejor para todos. O al menos para ellos.

    Los animales y demás criaturas incapaces de llevas a cabo acciones morales son neutrales, ni buenas ni malignas. Incluso las víboras más mortíferas y los tigres devoradores de hombres son neutales, pues no tienen capacidad moral para ocmportarse de manera correcta o incorrecta.


    La Ley contra el Caos

    "La Ley contra el Caos"

    Los personajes legales dicen la verdad, mantienen su palabra, respetan la autoridad y la tradición y juzgan a aquellos que no cumplen con su deber. Los personajes caóticos siguen las leyes de su propia conciencia, no les gusta la gente que les dice lo que han de hacer, prefieren las nuevas ideas antes que la tradición y cumplen sus promesas cuando les apetece.

    “Ley” implica honor, honradez, obediencia a la autoridad y fiabilidad. Por otro lado, la ley también puede conllevar dureza de mollera, adhesión reaccionaria a la tradición, afición por juzgar a los demás y falta de capacidad de adaptación. Los que promueven conscientemente la legalidad afirman que sólo el comportamiento legal permite crear una sociedad en la que las personas pueden depender unas deo tras y se pueden tomar las decisiones correctas, sonfiando plenamente en que los demñas actuarán del mismo modo.

    "Caos" implica libertad, capacidad de adaptación y flexibilidad. Por otro lado, también puede conllevar imprudencia, rencor hacia la autoridad legítima, acciones arbitrarias e irresponsabilidad. Los que promueven el comportamiento caótico afirman que sólo la libertad personal sin trabas permite que la gente se exprese libremente y que la sociedad se beneficie del potencial que atesoran los individuos que la forman.

    Desde el punto de vista de la ley y el caos, la gente neutral respeta a la autoridad, pero no se siente impulsado ni a obedecerla ni a rebelarse contra ella. Se trata de personas honradas a las que puede tentarse para que mientan o engañen a los demás.

    La lealtad hacia la ley o el caos puede ser una elección consciente, pero la mayoría de las veces se trata de un rasgo personal, que es reconocido en las personas más que legido por ellas. Con respecto a la ley y el caos, la neutralidad suele ser un punto intermedio, un estado en el que el individuo no se siente atraído por un bando o por el otro. Sin embargo, algunos individuos de este alineamiento afirman que la neutralidad es superior a la ley y el caos, considerando que ambos son extremos con sus propias contrapartidas.

    Los animales y demás criaturas incapaces de llevar a cabo acciones morales son neutrales. Los perros puede ser obedientes y los gatos independientes, pero no tienen capacidad moral para comportarse de manera legal o caótica


    Los Nueve Alineamientos

    Nueve alieaminetos diferentes definen todas las combinaciones posibles del conflicto entre el bien y el mal, y entre la ley y el caos. Cada descripción de las que se dan a continuación representa el personaje típico de ese alineamiento. Recuerda que los individuos puede alejarse de la norma, y que todo personaje puede actuar más o menos deacuerdo con su alineamiento de un día para otro. Usa estas descripciones como una guía. no como un guión a seguir al pie de la letra.

    Los primeros seis alineamientos, desde legal bueno hasta caótico neutral, son los más corrientes para personajes jugadores. Los tres alineamientos malignos son para monstruos y villanos.

    El Cruzado

    Legal Bueno; “el cruzado”: Un personaje con este alineamiento actúa como se espera o exige que actúe. Combina la obligación de enfrentarse al mal con la disciplina para combatirlo. Dice la verdad, mantiene su palabra, ayuda a los necesitados y critica con claridad las injusticias. Los personajes legales buenos detestan que los culpables queden impunes. Alhandra, un paladín que se enfrenta al mal sin piedad y protege a los inocentes es un personaje legal bueno. Es el mejor alineamiento si desean combinar el honor y la compasión.

    El Bienhechor

    Neutral Bueno; “el bienhechor”: Un personaje neutral bueno hace lo mejor que una persona pueda hacer. Le gusta ayudar a los demás y colabora con reyes y jueces, aunque no se siente obligado a ello. Jozan, un clérigo que ayuda a los demás según sus necesidades es un personaje neutral bueno. La forma más común de referirse a este alineamiento es la de “bueno auténtico”. Es el mejor alineamiento si desean hacer el bien sin tendencia al orden o contra él

    El Rebelde

    Caótico Bueno; “el rebelde”: Un personaje caótico bueno actúa según los dictámenes de sus conciencia, sin preocuparse apenas de lo que los demás puedan esperar de él. Sigue su propia senda, pero es una persona amable y benévola. Cree en el bien pero no confía en las reglas o las leyes. Soveliss, un explorador que ataca por sorpresa a los agentes de un Barón malvado, es un personaje caótico bueno. Es el mejor alineamiento si desean combinar un buen corazón con un espíritu libre.

    Sabiduria

    Neutral auténtico; “el indeciso”: Un personaje neutral auténtico hace aquello que le parece la mejor idea. No siente atracción por un bando ni por otro (hablando de bien/mal y ley/caos malpensados…). Este tipo de personajes piensan que el bien es mejor que el mal. Al fin y al cabo preferirían tener buenos vecinos y gobernantes que estar rodeados de gente malvada, sin embargo no se sienten inclinados a defender el bien de modo abstracto y universal. Mialee, una maga dedicada a sus artes y cansada de la retórica de los debates morales es un personaje neutral. Es el mejor alineamiento si desean que su personaje actué de forma natural, sin prejuicios ni obligaciones.

    El Juez

    Legal Neutral; “el juez”: Un personaje Legal neutral actúa según los dictámenes de la ley, la tradición y su código personal. Para él, lo más importante son el orden y la organización. Puede creer en el orden personal y vivir siguiendo un código particular, o bien puede creer en un mismo orden para todos. Ember es monje, y sigue su propia disciplina sin dejarse influir por las exigencias de los necesitados ni por las tentaciones del mal, es un personaje legal neutral. La forma más común de referirse a este alineamiento es la de “Legal auténtico”. Es el mejor alineamiento si desean ser honorables y de confianza sin caer en el fanatismo.

    El Espíritu libre

    Caótico Neutral; “el espíritu libre”: Un personaje Caótico neutral hace lo que se le antoja, se trata de una persona individualista de principio a fin, que valora su libertad pero no se esfuerza por defender la de los demás. Evita la autoridad, se queja de las restricciones y desafía la tradición. Devis, un bardo que viaja ganándose la vida gracias a su ingenio, es un personaje caótico neutral. La forma más común de referirse a este alineamiento es la de “Caótico auténtico”. Es el mejor alineamiento si desean que su personaje este libre realmente tanto de las restricciones de la sociedad como del fanatismo de los bienhechores-

    El Tirano

    Legal Maligno; “el tirano”: Un villano Legal maligno toma metódicamente aquello que desea, siempre dentro de los límites de su código de conducta, pero sin preocuparse de a quién pueda hacer daño. Se trata de una persona preocupada por la tradición, la lealtad y el orden, pero no por la libertad, la dignidad o la vida. Es alguien que juega según las reglas pero sin mostrar piedad o compasión. Algunos villanos legales malignos poseen tabúes como no matar a sangre fría (ordenando tales muertes a sus subordinados) o evitar que los niños sufran daño (siempre que pueda evitarse). Un barón conspirador que expanda su poder y alcanze sus logros es un ejemplo de un personaje legal maligno. A veces los personajes de este alineamiento son llamados “diabólicos”, pues los diablos son la personificación de lo legal maligno. Este es el alineamiento más peligroso porque representa la maldad metódica e intencionada que a menudo, tiene éxito.

    El Dominador

    Neutral Maligno; “el dominador”: Un personaje Neutral maligno haría lo que fuera para salir impune. Sólo se preocupa por sí mismo, simple y llanamente. No derrama lágrimas por aquellos a los que mata, ya sea por sacar provecho, por deporte o por conveniencia. No siente aprecio alguno por el orden, y no cree que el respeto por la ley, la tradición o un código pudiera convertirlo en una persona más noble. Por otro lado, estos personajes carecen de la naturaleza inquieta o la afición por el conflicto que caracteriza a los personajes caóticos malignos. El criminal que roba y mata para conseguir lo que desea es un personaje Neutral maligno. Este es un alineamiento muy peligroso porque representa la maldad en estado puro, sin honor ni posibilidad de cambiar.

    El Destructor

    Caótico Maligno; “el destructor”: Un personaje Caótico maligno hace lo que su codicia, odio o ansia de destrucción le obliguen a hacer. Es una persona de genio violento, cruel, arbitrariamente agresiva e impredecible. Busca todo aquello que pueda conseguir, es despiadado y brutal. El hechicero demente cuyos objetivos son el caos y la venganza es un personaje caótico maligno. A veces los personajes de este alineamiento son llamados “demoníacos”, pues los demonios son la personificación de lo caótico maligno. Este es un alineamiento muy peligroso porque representa la destrucción, no sólo de la belleza y la vida sino también del orden del que ambas dependen.




    Volver
    Volver